La envoltura

belleza-arte-contemporaneo-brillo-warhol

Escrito por: MAC Lilián González

La “envoltura”, esto que nos encanta en los objetos. Lo que guarda al objeto de deseo, el guardián de tan valiosa posesión. ¿Por qué se ha vuelto tan importante este guardián?, cada vez tenemos a mas especialistas desarrollando solamente la “envoltura”, el empaque o el embalaje, como también le llaman.

Hace por lo menos unos 50 años, todavía en las tiendas podías comprar las cosas “a granel”, y cuando eran cosas pequeñas como clavos o gomitas te las ponían en un “cucurucho”, que básicamente era un cono formado con un retazo de papel o periódico. Evidentemente el capitalismo ha transformado cada objeto que consumimos para hacerlo mas deseable, mas competitivo o “vendible” en pocas palabras. Somos extremadamente susceptibles a la belleza, por lo que caemos continuamente en el engaño que esconde la “envoltura”, “la cajita de mentiras”, que a partir de señuelos perspicaces de la publicidad, lanza al mercado el supuesto objeto de “deseo”.

¿Qué hace la envoltura, que es tan atractiva?, la “Industria cultural” (término acuñado por Adorno y Horkheimer), se ha encargado de generar formulas fascinantes y enajenantes para la sociedad, jugando con los estereotipos de belleza. Suena maléfico y al parecer lo es, cuando entendemos que los grandes consorcios solo lo hacen para generar mas poder y enriquecimiento a costa del empobrecimiento y explotación de los trabajadores, de la sociedad y el ambiente.

Vemos entonces empaques saturados de información nutricional, imágenes que nos proyectan lo que debemos ser o parecer, cosas que dicen que parecen que son pero que no lo son. El empaque es todo lo que compramos, ya que el contenido es lo que parece que es según la publicidad, aunque el contenido no lo sea, vivimos encantados comprando comida empaquetada en bolsitas y plásticos, que además son altamente tóxicos.

La envoltura que tiene que ver con “dar una apariencia” y con “ocultamiento”, nos puede recordar también las grandes vitrinas de las ciudades que se convierten en esta gran envoltura para la venta de productos desechables, en su mayoría. Los escaparates cada vez son mas sofisticados y las experiencias de las tiendas cada vez mas exquisitas y atrayentes. Puedes pasar toda la vida caminando, entrando y saliendo de tienda en tienda, escapando de la realidad. Estamos viviendo en ciudades de apariencias, -en lo que no es y que parece ser-, en la simulación eterna.

Al inicio hablaba de la envoltura como guardián, veamos entonces el fenómeno de los guardias de seguridad de las tiendas. Están ahí neutralizados, mimetizados entre los objetos de la tienda, no se perciben y aunque están ahí, parece que no están. ¿Para que están entonces? La respuesta es obvia. Pero la realidad va más allá del hecho de robar. Para empezar todas estas tiendas departamentales se ubican en zonas en donde los recursos de las personas les permite comprar estos artículos de “gran lujo” (gran lujo, porque la mayoría de las veces no son parte de las necesidades básicas). Entonces estos personajes mimetizados y alienados, impuestos por la sociedad, representan una realidad, ellos sí simbolizan lo real. Una sociedad híperdiferenciada en clases y una sociedad enferma por el consumo. Estos personajes que hemos eliminado de nuestro panorama visual están ahí para contener, para no dejar entrar al “zarrapastroso”, al flâneur vagabundo. La ciudad de México esta llena de estos paseantes, que están perdidos en la ciudad y con los que también nos hacemos de la “vista gorda”, y tenemos perdidos en nuestro paisaje visual. Ellos, los vagabundos también están recargados de realidad y no de la apariencia como la “envoltura”.

Entonces, es evidente que los contendedores “contienen”, pero también están hechos para no dejar “entrar” aquello ajeno. El policía de las tiendas por lo tanto esta ahí también para no dejar entrar al agente ajeno, “extraño”.

Creo que estamos en el tiempo de las envolturas y contenedores, pequeños lugares y pequeños objetos cargados de deseo, esperanzas, ideales, experiencias, momentos irreales para personas que quieren escapar de la realidad. Y claro que no es algo nuevo, sino simplemente transformado, pero veo que el ser humano se ha empeñado en que estas experiencias sean cada vez mas sofisticadas y mas reales. Y que filósofos como Schopenhauer lo analizaron profundamente y en el que simplemente encontró que la negatividad era la que imperaba, el eterno sufrimiento del hombre y el eterno querer escapar de él.

Y por qué traigo esta reflexión; porque creo que siempre hay puntos de fuga en los que hay una resistencia ante este tsunami vertiginoso de consumo, de simulacro y de deseo. Hay puntos en los que las personas quieren regresar a la esencia, al consumo inteligente y consiente, a la compra a “granel” de productos que vienen de cosechas respetuosas. Esto, rápidamente las grandes tiendas departamentales lo han aprovechado y quieren seguir compitiendo, ingresando este tipo de productos. Un fenómeno en el que sí importa que los materiales sean reciclados y que contengan la menor cantidad de basura, en el que sí nos preocupa que perduren, que no sean desechables y que finalmente vengan de un comercio justo, que no dañen al ambiente y no enfermen nuestro cuerpo.

Veo una lucha incesante de muchas personas que sí viven la realidad, que sí viven el impacto ambiental y el impacto del diseño en el mundo. Y esto no tiene que ver con la estética o si vendemos en tiendas o en mercados. Tiene que ver con el simulacro que vivimos y en el que nos enrolamos fácilmente. Habrá que quitarle las envolturas a los objetos y que regresen a ser objetos, y no la apariencia de ellos.

Un comentario en “La envoltura

  1. Me parecio muy interesante el artículo.
    Es nuy cierto cuando uno va a las tiendas la envoltura es la que te llama a comprar. En todas la ocaciones sin tener necesidad de la compra.
    Las personas estanos y vivimos media de el materialismo.

    Gracias por compartirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s